Guerra de Troya. Fátima Medina García. 1ºBachillerato.B.

of 36

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
PDF
36 pages
0 downs
0 views
Share
Description
Guerra de Troya En el Olimpo se celebra la boda de la diosa Tetis con el mortal Peleo A la boda fueron invitados todos los dioses excepto la diosa Eris que los…
Transcript
Guerra de Troya En el Olimpo se celebra la boda de la diosa Tetis con el mortal Peleo A la boda fueron invitados todos los dioses excepto la diosa Eris que los romanos llamaban Dircordia. Como venganza, en medio del banquete, esta diosa arrojó una manzana con la inscripción “para la más hermosa” Eris pintura ateniense. Las bodas de Tetis y Peleo. 575-525 a. C. 1636 - 1638. Jordaens Jacob. Inmediatamente tres diosas, Hera (Juno), Atenea (Minerva) y Afrodita (Venus) se disputaron el derecho a poseer esa manzana. Zeus (Júpiter), el más poderoso de los dioses, ordenó a Hermes (Mercurio), mensajero de los dioses, que llevara a las tres diosas ante el troyano Paris para que decidiera cuál de las tres merecía la manzana. Cada una de las diosas intentó sobornar al juez pero al final este le otorgó la manzana a Afrodita, que le concedió el poder de enamorar a la mujer que él quisiera. Príncipe Paris con manzana por H.W. Bissen. Pasado un tiempo, nuestro juez forma parte de una expedición comercial troyana a la ciudad de Esparta en la que gobernaba el rey Menelao. El joven príncipe troyano rapta a Helena, la esposa del rey Menelao, y se la lleva con él a Troya. La Esparta imaginada. Siglo XIX. Joseph Michael Gandy Francesco Primaticcio: El rapto de Helena. 1530 - 1539. Menelao pide ayuda a su hermano Agamenón , que era rey de la ciudad de Micenas. De este modo, los griegos organizan una expedición militar contra Troya para recuperar a la esposa de Menelao. En esta expedición participaron los héroes y reyes más importantes de las polis griegas. «Máscara de Agamenón». Descubierta por Heinrich Schliemann en 1876, Micenas. Realmente esta mascara no perteneció a Agamenón puesto que es de una época anterior a este. Se desconoce a quien representa. Sin embargo, algunos intentaron evitar ir a la guerra sirviéndose de diferentes estratagemas. Por ejemplo, uno de ellos, llamado Odiseo/Ulises se hizo pasar por loco, pero otro héroe, llamado Palamedes lo descubrió. Estatuilla de Ulises, el Museo Chiaramonti. A otro , llamado Aquiles su madre, sabiendo que iba a morir en la guerra, lo había escondido disfrazándolo de mujer en la corte del rey Licomedes. Aquiles en la corte del rey Licomedes. Colección Estatua de Aquiles en el Borghese, Museo del Aquileón, templo dedicado al Louvre. héroe en Corfú (Grecia). Para localizar a este héroe, utilizaron la siguiente estratagema: Odiseo se disfrazó de vendedor de vestimentas y complementos femeninos, y entre ellos, escondió una lanza y un escudo. Una vez llegó a Esciro, donde se encontraba Aquiles, este último, en lugar de prestar atención a las ropas femeninas, tomó la lanza que Odiseo había escondido dejando al descubierto su identidad. Peter Paul Rubens y Anton Van Dyck: Aquiles descubierto por Ulises y Diomedes. Por fin se reunió el ejército griego en el que destacaban héroes como: Agamenón, rey de Micenas, que estaba al mando de la expedición. Menelao, rey de Esparta , que era hermano del rey de Micenas. Aquiles, rey de los Mirmidones, que era casi inmortal. Áyax el grande, rey de Salamina, que era muy fuerte y poderoso. Néstor, rey de Pilos, que era un anciano sabio y prudente. Suicidio de Ciudad de Pilos. Áyax el grande por Poussin Patroclo, amigo íntimo del rey de los Mirmidones. Diomedes, rey de la ciudad de Tracia, que era uno de los más valientes. Aquiles vendando a Patroclo: Mapa de la kílix de figuras rojas, v. 500 a. C., Antigua Tracia Staatliche Museen (Berlín). (Abraham Ortelius, 1585). Sin embargo la diosa Artemisa se había enfadado con Agamenón porque este había matado a un ciervo de una arboleda sagrada, presumiendo de ser el mejor cazador y no permitía que la expedición zarpase del puerto. Así que, para poner en marcha la expedición, a Agamenón no le quedó más remedio que sacrificar a su hija Ifigenia. Artemisa (escultura en El sacrificio de mármol). Museo del Ifigenia.Sébastien Louvre. Leocrates de Bourdon, Atenas. 1653.Museo de Bellas Artes de Orleans. Ya en Troya, los griegos, aún teniendo un ejército superior, no eran capaces de conquistar la ciudad puesto que estaba defendida por unas murallas prácticamente inexpugnables. En el décimo año de la guerra, el dios Apolo irritado porque Agamenón tenía como esclava a la troyana Criseida, hija del sacerdote Crises, envía la cruel peste al campamento griego. El dios Apolo Citaredo en la Columna, en la Academia de Atenas. Leonidas Drosis. Para calmar al dios y terminar con la enfermedad, los griegos le piden a Agamenón que devuelva a Criseida a su padre. El rey de Micenas accede pero, a cambio le arrebata a Aquiles a su esclava, Briseida. Por ese motivo Aquiles entra en cólera y abandona el combate. Desde ese momento, los troyanos, acaudillados por su héroe más valiente, Héctor, hijo del rey Príamo empiezan a tomar la iniciativa de la guerra. Casandra ofreciendo una libación a Héctor. Príamo y Héctor, Cerámica Griega. escultura de Juan Adán s. XVIII. En el combate, el príncipe troyano Héctor mata a Patroclo que había tomado las armas de su compañero Aquiles. La venganza mueve a Aquiles a regresar al combate y reta a Héctor a un duelo singular. En presencia de su padre, Príamo, y su madre Hécuba, bajo la triste mirada de su esposa Andrómaca, Héctor espera a Aquiles ante los muros de Troya. Giuseppe Maria Crespi: Hécuba ciega a Poliméstor Despedida de Héctor y Andrómaca (Julien de Parma). En el momento culminante el miedo se apodera del príncipe troyano que empieza a dar vueltas alrededor de la ciudad. Aquiles corre en su persecución. Finalmente, la diosa Palas Atenea engaña a Héctor haciéndole creer que su hermano Deífobo estaba con él para ayudarlo a derrotar a Aquiles. Eneas y Deífobo. Cerámica griega. La diosa Atenea, al frente del Parlamento de Viena Se entabla el cruel combate. Muerto Héctor, Aquiles, despiadado, se ensaña con su cadáver, le horada los pies, se los atraviesa con unos hierros, lo ata al carro y lo arrastra alrededor de los muros ante la desesperación de sus padres, de su esposa, de la ciudad de Troya... Al anochecer, Príamo, rey de Troya y padre de Héctor, llega a escondidas hasta la tienda de Aquiles con la intención de suplicarle a este que le devuelva el cadáver de su hijo a cambio de un cuantioso rescate. Príamo suplica a Aquiles que le devuelva el cadáver de su hijo Héctor. A. IVANOV Aquiles se apiada del anciano rey y se decreta una tregua para celebrar los funerales de los dos héroes muertos. En honor de Patroclo los griegos organizan unos juegos. Algunas de las competiciones que tuvieron lugar en dichos juegos fueron el Pugilato, la carrera a pie, el lanzamiento de peso, la carrera de carros, la lucha, el combate, el lanzamiento de jabalina y el tiro con arco. c.1790 Vernet, Antoine Charles Horace Jove minoico (Carle) (1758-1836); Museo de San boxeando Carlos, Mexico Crátera con Heracles (1500 a. C.), portando su arco. fresco de Museo del Louvre. Cnossos. Los vencedores recibían premios muy “curiosos” como, por ejemplo: una joven chica especializada en las tareas domésticas cuyo valor era de cuatro bueyes, un caldero adornado con flores valorado en un buey, medio talento de oro, una copa gemela e incluso una yegua preñada de seis años de edad. Después de la tregua, el rey Príamo pidió ayuda a varios pueblos aliados para ganar la guerra. Entre estos pueblos estaban unas famosas guerreras, Amazonas, cuya reina Pentesilea murió luchando bravamente contra Aquiles. Finalmente el propio Aquiles murió en la batalla, encontró su destino de la siguiente manera: Mientras luchaba contra Paris, este le lanzó una flecha que hirió su talón, su punto débil. Ánfora griega antigua que Monumento a las representa la lucha entre Aquiles y Amazonas en Samsun, Pentesilea. Turquía. Como resultaba imposible conquistar la ciudad, a Odiseo (Ulises), el más astuto de los héroes griegos se le ocurre un plan digno de su astucia: los griegos fingen que abandonan la lucha y dejan en la playa un caballo como ofrenda a los dioses para tener un regreso propicio. La entrada del caballo en Troya, pintura de Giovanni Domenico Tiepolo, 1773. Galería Nacional de Londres. Al verlo, los troyanos se dividen en opiniones contrarias. Unos creían que debían introducirlo en la ciudad como señal de victoria; otros, en cambio, entre ellos el sacerdote Laocoonte eran partidarios de destruirlo. El dios Poseidón , que había tomado partido por los griegos, envió un enorme monstruo que mató al sacerdote y a sus hijos en la playa. El Laocoonte y sus Poseidón portando su tridente. Placa de hijos. Copia en mármol cerámica corintia procedente de del Siglo I d. C. de un Penteskouphia, 550-525 a. C. original en bronce del Siglo III a. C., hecha por los escultores Atenodoro, Polidoro de Rodas y Agesandro. Los troyanos interpretaron esta acción como un mensaje divino que les ordenaba introducir el caballo en la ciudad y así lo hicieron. Ese fue el principio del fin. Llegada la noche, cuando los troyanos dormían exhaustos y borrachos después de los festejos y celebraciones, soldados escogidos del ejército griego salieron del interior del caballo, abrieron las puertas de la ciudad a sus compañeros, que se habían escondido en una isla cercana y arrasaron Troya. El incendio de Troya (Francisco Collantes). La destrucción de la ciudad fue total. La inmensa mayoría de los troyanos perecieron en medio del caos y el fuego o fueron convertidos en esclavos de los griegos. El rey Príamo fue degollado en el palacio real de Troya, concretamente, en el trono de Júpiter. Muerte de Príamo a manos de Neoptólemo, hijo de Aquiles, ánfora ática de figuras negras, h. 520-510 a. C., Museo del Louvre. Al príncipe Paris lo mató Filoctetes disparándole con el arco que le había regalado Heracles. Jean-Germain Drouais Heracles (Museo del Vaticano). (1763 - 1788): Filoctetes en la isla de Lemnos. 1738. La reina Hécuba fue entregada como esclava a Odiseo y Andrómaca, esposa de Héctor, fue entregada a Neoptólemo. Este mató a Astianax,el pequeño hijo de Héctor y Andrómaca, arrojándolo desde lo alto de una torre de la ciudad. Astyanax arrancado de los brazos de su madre. François Guillaume Ménageot (1744-1816) Francia. Al rey Agamenón le correspondió como esclava una de las hijas de Príamo y Hécuba, llamada Casandra. El dios Apolo le había concedido el don de la adivinación pero la había condenado a que nadie confiara en sus predicciones. Los troyanos no creen a Casandra.Bernard Picard. 1731. Solo unos pocos troyanos, liderados por Eneas pudieron huir del desastre. Nuestro héroe abandonó la ciudad llevando a su hijo Ascanio de la mano y a su padre Anquises a hombros. Su hijo simbolizaba el futuro y la esperanza, su padre el valor de la tradición y la experiencia. En cambio, no pudo salvar a su esposa Creúsa que se perdió en medio de la confusión de la huida. Eneas saliendo de Troya, por Federico Barocci, 1598. A este héroe troyano, el dios Júpiter (Zeus para los griegos) le encomendó la siguiente misión: Fundar una ciudad destinada a dominar el mundo. Por lo que respecta a los griegos, una vez tomada Troya, cada uno de ellos emprendió el regreso a su hogar. El que más tardó en regresar fue Odiseo que, castigado por los dioses por su soberbia, tuvo que pasar numerosas aventuras como por ejemplo su aventura con los cicones, su aventura con los lotófagos o su aventura con los cíclopes. antes de volver a encontrarse con su hijo Telémaco y su esposa Penélope que lo esperaba fielmente en la isla de Ítaca. Estatua de Penélope en la Ciudad del Vaticano. Menelao tardó casi ocho años en regresar a Esparta con Helena puesto que fuertes tempestades lo empujaron a diversas tierras como Egipto y la isla de Faro. Tampoco le resultó fácil el regreso a Agamenón. Su esposa Clitemnestra y el amante de esta, llamado Egisto lo asesinaron como venganza por el sacrificio de Ifigenia. Clitemnestra y Egisto a punto de matar a Agamenón. Pintura de Pierre Narcisse Guérin. Museo del Louvre. Mientras los héroes griegos han emprendido el regreso a sus hogares, el piadoso Eneas, líder de los troyanos supervivientes asume la misión que le había encomendado Júpiter: fundar una nueva Troya en Italia. Sin embargo la tarea no va a resultar fácil. La diosa Juno, enemiga de los troyanos, provoca una tormenta que empuja las naves de Eneas a las costas de Libia donde la reina Dido está construyendo la ciudad de Cártago. Eneas contándole a Dido las desgracias de Troya, por Pierre-Narcisse Guérin Estatua de Juno (1815), París, Louvre. en el Museo del Louvre. La reina acoge al héroe troyano con hospitalidad. Por la noche, organiza un banquete y anima a Eneas a contarle sus aventuras. Este le relata la destrucción de la ciudad de Troya y sus viajes hasta llegar a la ciudad de la reina. Dido se enamora profundamente de Eneas. Organizan una cacería. Surge una tormenta que obliga a los dos jóvenes a refugiarse en una cueva. Allí consuman su amor. Dido and Aeneas escape to a cave before the thunderstorm, Johann Heinrich d.Ä, Tischebin. Júpiter, consciente de que Eneas ha descuidado su misión, envía al dios Mercurio para recordarle que debe reanudar inmediatamente su viaje hacia Italia. El héroe troyano obedece el mandato de los dioses y abandona a Dido. Esta no puede soportar su dolor y decide acabar con su vida, suicidándose. La muerte de Dido, obra de A. Sacchi. Mercurio. Siglo XVII. Artus Quellinus. Actualmente en el Palacio Real. Más adelante, a Eneas se le aparece su padre Anquises, que había muerto durante el viaje, y le dice que vaya a visitarlo al Inframundo para darle más detalles de cuál será su destino. Para poder acceder al Mundo Subterráneo debía consultar a la Sibila de Cumas que era un personaje capaz de adivinar el futuro, inspirada por el dios Apolo. La sibila cumana de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Descienden al Inframundo. El barquero Caronte se encarga de transportarlos al otro lado del río. Ven la cueva de Cerbero, el perro de tres cabezas, los jueces de los muertos, los campos llorosos. Eneas se encuentra con Dido y le pide perdón pero ella no le responde. Cerbero, acuarela de William Blake. Caronte, ilustración de Gustave Doré para La divina comedia de Dante. Más adelante la barca se encuentra con una bifurcación: un camino conduce al Tártaro donde las almas de los malvados cumplen castigos eternos; el otro camino conduce a los Campos Elíseos donde las almas de los héroes y las personas virtuosas pasan la eternidad de manera feliz y dichosa. Aquí encuentra Eneas a su padre Anquises que le predice el maravilloso futuro que le espera a él y a su descendencia al llegar a Italia. Llegada de Goethe a los Campos Elíseos, grabado del siglo XIX realizado por Franz Nadorp. Ángeles caídos en el Inframundo, por John Martin. Finalmente los troyanos llegan a la región del Lacio en la que reina el rey Latino. Eneas consigue la mano de Lavinia, la hija del rey, tras derrotar a su pretendiente, Turno. Eneas y Lavinia dan comienzo al linaje del que surgirá la ciudad de Roma. Ferdinand Bol: Eneas recibe el galardón (Aeneas reikt prijzen uit). Ca. 1661 - 1663. ¡FIN! Fátima Medina García 1ºBachillerato.B 14-06-2019.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks