Cartas sin Destino

of 19

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
PDF
19 pages
0 downs
2 views
Share
Description
Cartas sin Destino Cartas sin Destino Cartas sin Destino PROLOGO. Cuando el tiempo y la soledad marcan la existencia de una persona, la muerte juega con la mente de…
Transcript
Cartas sin Destino Cartas sin Destino Cartas sin Destino PROLOGO. Cuando el tiempo y la soledad marcan la existencia de una persona, la muerte juega con la mente de estas, aun así el corazón tiende a imaginar la felicidad que se debe conceder a todo humano, y que con tantas ansias espera el que, por el camino flojeó y fue derrotado por los fantasmas de la vida. Su destino no es otro que perecer en silencio creyendo ser feliz, cuando todo es una gran mentira. Miguel García Cartas sin Destino Carta I En esta oscuridad tan profunda, pido ayuda a alguien, para que me saque de esta pesadilla sin fin. No se como, ni porque estoy aquí, solo sé que no podre salir nunca, tan solo me queda gritar y gritar hasta que mi voz se pierda. Necesito una mano, un corazón, que me guie en el camino. Pero no parece haber nadie. . . mis esperanzas se desvanecen tras cada sollozo. solo quiero perecer aquí o que alguien me rescate. La desesperación me esta matando lentamente. . . . Miguel García. Cartas sin Destino Carta II El silencio me esta matando, pero dentro de mi, tengo la esperanza de que alguien me encuentre. La oscuridad es profunda, aunque, no tanto como ayer. La cordura desaparece por momentos, nadie podrá sacarme de este lugar, mi destino es morir y ser olvidado. Un lado de mi se ha resignado a su condena, pero, otra parte piensa que todavía le importo a alguien, e intentara rescatarme de esta prisión de silencio. Mi vida esta en la cuerda floja, una carrera contrarreloj, aunque tenga pocas posibilidades de ganar. Miguel García Cartas sin Destino Carta III Hoy me ha parecido notar una luz, no se si mi mente juega conmigo o era una luz de verdad. Noto que mi sentido común se desvanece, ahora actúo por un simple impulso, sobrevivir hasta que alguien me saque de aquí. Paso los días escribiendo estas líneas, paseando por la oscuridad o gritando de miedo. Mi mente es un caos supremo, no se quien soy, no se donde estoy, ni porque estoy aquí. Lo único que recuerdo, fue despertarme un día y notar el vacio de la oscuridad. Miguel García Cartas sin Destino Carta IV Anoche tuve un sueño, la oscuridad desaparecía y una mujer bella, de ojos y cabello oscuro. y una sonrisa angelical se acercó hasta besarme. Me desperté y la misma oscuridad que la noche anterior me recibió, intentando no perder la cordura y pensar con claridad. Necesitaba salir de allí, o acabaría muriendo de locura. Una vez más pensé en la hermosa dama del sueño, e imaginé que seria ella la que me ayudaría a escapar de este putrefacto espacio donde me encontraba exhausto y sin ganas de vivir. Miguel García. Cartas sin Destino Carta V Hoy la oscuridad no ha sido tan fuerte, ha sido como si me regalase un tiempo de relajación y cordura. La verdad lo agradezco, mi mente se cae a pedazos. Mientras paseaba la vista por la oscuridad, en el fondo de mi corazón deseaba que alguien me llamase, que me salvase de esta oscuridad, por un instante pensé que saldría de este infierno, mas la realidad me trajo de vuelta a la pesadilla. Mi salud decae por momentos, y, temo, que si no me encuentran, moriré aquí, lamentándome de toda mi vida. Miguel García Cartas sin Destino Carta VI Viendo que mis días están contados, solo rezo para que algún alma me encuentre y me brinde lo que me falta: Amor. Sentir sus caricias y besos, sus dulces susurros en mi oreja, su cuerpo abrazado al mio, un final suficiente para mí. Así sabré que alguien me ha amado de verdad. Busco en la oscuridad a esa persona, sé que esta aquí, que me espera, pero no veo nada. Aun así en la lejanía y en mi corazón, me llama, quiere que la encuentre, y yo usare toda mi vida para encontrarla. Cartas sin Destino Miguel García Carta VII La oscuridad vuelve, y el silencio le acompaña. La Muerte se presenta cada noche, vestida del negro mas oscuro, la veo pasar delante de mí, me sonríe y desaparece. el temor a quedarme aquí, hace que llore cada anochecer. Tengo miedo a morir en soledad, a que nadie me encuentre. . . . Ya falta poco, mi final se acerca, solo quiero llorar. . . Miguel García. Cartas sin Destino Carta VIII Parece que la fortuna me sonríe, la luz se filtra por mis ojos, la muerte sigue viniendo, pero no tengo miedo. Aquella bella dama que me besó, esta ahora a mi lado, me susurra que todo ira bien, que no tenga miedo. Mas cuando cierro los ojos veo a la Muerte, me observa paciente, esperando que llegue la hora de partir. Mientras mi salud se consume, las esperanzas se renuevan, sé que alguien me encontrara. Cartas sin Destino Miguel García. Carta IX Hoy, paseando por la oscuridad me volví a encontrar con ella, la dama de blanco, esta vez se acercó a mí lentamente, me besó despacio, dejando su olor en todo mi cuerpo. Después de aquello descubrí que ella seria mi salvadora, que en un momento u otro ella me sacaría de este infierno. Pasamos el tiempo juntos, ella apoyada en mis piernas, acariciando mi pecho. Aquel día mis esperanzas volvieron a ser las que eran, toma una decisión, si llegaba a salir de ahí, la tomaría como mi esposa, la amaría día tras día y moriría junto a ella. Miguel García. Cartas sin Destino Carta X La noche hoy es más despejada que otras veces, una brisa de aire acaricia la melena de mi dama, y su sonrisa me inunda de alegría. Mi mente teme algo, mi corazón sigue su camino, sin miedo. Se que mientras tenga a mi princesa, todo saldrá bien. Acaricio cada día junto a ella, sé que mi vida se acabara pronto, pero tengo el deseo de estar con ella todo lo que dure. Miguel García Cartas sin Destino Carta XI No paro de sonreír, mi preciosa dama cada día esta más bella, siento que mi corazón sonríe un vez más a esta vida, mas un escalofrió recorre mi cuerpo mientras pienso. El poder de Hades, siento que sus mensajeras me acechan, siento que mi corazón late cada vez más lento, pero aun así vivo el momento con mi princesa. La siento aquí, a mi lado, durmiendo plácidamente, y lo único que siento es su respiración en mi pecho, veo su lindo cabello cayendo por su espalda. Cierro mis ojos y pienso en que mañana todo será normal, que podre salir a pasear con ella, abrazado y sintiendo su calor, todo cuando el sol vuelva a salir. Cartas sin Destino Miguel García. Carta XII La noche vuelve a ser tan oscura como siempre, no sé que puede lo pasar a partir de hoy. . . Mis latidos van perdiendo fuerza, mi vida se mantiene solo por mi princesa, mi sueño echo realidad. Ese ser que esta conmigo a cada segundo, y mantiene mi esperanza. Su aliento da vida, a mi maltrecho corazón, sus caricias son palabras silenciosas, palabras de ánimo, que me levantan día a día. Pero nada cambia aunque el tiempo pase, mi mente sabe que algo ocurrirá, pronto. Cartas sin Destino Pero me niego a perecer aquí, aunque se que mi fuerza se acabara algún día. Miguel García Carta XIII Camino despacio entre la oscuridad, mis pasos son pesados y lentos, mis ojos están posados en mi princesa, que camina delante mio. Mi corazón pende de un hilo, estiro mi mano para tocarla, mas mis fuerzas no me lo permiten, y lo vuelvo a intentar, con el mismo resultado. acelero el paso, mas nada funciona, mi cuerpo la atraviesa, como si de un espíritu se tratase, me paro a observarla y noto Cartas sin Destino que el suelo me traga, mi hora esta aquí. Ahora sé que aquella dama fue fruto de mí retorcida mente, y mis lágrimas caen lentamente mientras recuerdo la ilusión. Mi respiración se para por momentos, lloro por última vez y la oscuridad me lleva, antes de desaparecer, sonrió por la felicidad, que aun inventada por mi mente, sentí. He muerto. Miguel García Epilogo Nadie pudo salvarme en vida, mas, ahora después de la muerte, estoy junto a mi dama eternamente. Ni la misma muerte pudo con el poder de los sentimientos, ese poder que nos otorga la felicidad aun en los momentos más difíciles. Porque todos en algún momento estuvimos en la cuerda floja, destinados a morir por Cartas sin Destino dentro, pero la más pequeña chispa de sentimiento esperanzador hace que nos levantemos y consigamos nuestros objetivos, aun después de la muerte. Miguel García Agradecimientos Agradecer primero la ayuda a todos aquellos que me han brindado sus criticas y su ayuda en todo momento, como Carla, Eva, Paula, Celeste que es más las más interesadas en este proyecto. Después agradecer personalmente a Inma Segura que en todo momento a estado pendiente y animándome a continuar en todo, no tan solo en lo profesional, sino también en lo personal. Después, a José Manuel, que me animo a empezar con esto de la literatura y la poesía, a Guille e Isabella, porque siempre están a mi lado aconsejándome como saben y guiándome un poco en la forma de expresarme, a Francina, por ser una persona que se interesa por mis proyectos, tanto este como Calles de la Muerte, y me brinda su ayuda siempre que se la pido. Y para acabar, a Héctor Angulo Pérez, porque siempre me a ayudado en todo, y le estoy muy agradecido. A estas personas, y a muchas otras que no nombro Cartas sin Destino porque si no me estaré aquí tres horas, muchísimas gracias, por apoyarme y dedicarme parte de vuestro tiempo para avanzar conmigo.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks